Con tus propios ojos: Un paseo desde Toranes a la toma actual de la Acequia del Diablo